VOCES COMPROMETIDAS

Vacaciones ¿tiempo para el disfrute?

Por: Maritza Salazar, PRODH Cotopaxi

En el régimen Sierra los niños, niñas y adolescentes están en la etapa de vacaciones, atrás quedaron las madrugadas y las responsabilidades de las tareas escolares, ahora es un tiempo para disfrutar y descansar, así se lo concibe en las ciudades. En el sector rural por su parte, se piensa que se tiene mano de obra libre porque los niños y niñas ya no tienen que ir a la escuela.

En la provincia de Cotopaxi y en las provincias de la Sierra, los GATS municipales se han esforzado por ofrecer cursos vacacionales en diferentes áreas, una oferta amplia para que la niñez sea parte de espacios de arte, cultura y deporte de manera gratuita, cada año los servicios se mejoran porque la demanda es cada vez mayor.

Por su parte, en los sectores rurales se activa el proyecto ETI (Proyecto de Erradicación del Trabajo Infantil), con el objetivo de desarrollar colonias vacacionales y espacios donde las niñas, niños y adolescentes puedan participar en actividades lúdicas, deportivas y culturales mediante juegos y trabajos grupales. El propósito es identificar las habilidades y destrezas de los pequeños y fortalecer sus conocimientos durante el período de vacaciones, y de esta manera evitar que vayan a trabajar a las ciudades donde corren muchos peligros.

Un gran porcentaje de niños y adolescentes del sector rural salen a buscar trabajo para ayudar a sus padres y también para ahorrar un poco de dinero que les ayude en el próximo año escolar. Tienen muy poco tiempo libre, pero muchos de estos trabajos son peligrosos porque los realizan fuera de sus casas, van a otras ciudades y desconocen los peligros a los que se enfrentan. Es por ello que en el sector rural se hace un esfuerzo para que no abandonen sus comunidades, no abandonen sus barrios y tengan espacio en donde ocuparse.

Esas son las dos realidades que se viven en Cotopaxi en la época de vacaciones, en las ciudades es tiempo para el disfrute, para los cursos vacacionales, y en el campo es necesario ubicar estos nuevos espacios para evitar una recarga de trabajo a los niños, niñas y adolescentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.