VOCES COMPROMETIDAS

Guardias de SENAPRO exigen el pago se sus sueldos.

Por: Wendy Obando, Radio Mega Station.

Cerca de las 10 am, el domingo 4 de septiembre, los guardias de seguridad y sus familias realizaron una marcha pacífica hasta llegar a la garita de Petroamazonas donde expresaron su malestar y dejaron un oficio con sus peticiones. La empresa SENAPRO no ha cancelado los sueldos de los guardias de seguridad desde julio, el décimo cuarto y en algunos casos las liquidaciones. Jairo, quién trabajó por dos años y medio allí, indicó que la empresa ofreció hacer los pagos correspondientes 15 días tras su renuncia pero esto no se ha cumplido.
A los actuales guardias de seguridad que trabajan en la empresa tampoco les han pagado estos últimos meses como es el caso de Jorge quien apoyó la marcha. Jorge informó que desde noviembre los sueldos han llegado con retraso pero que en el pasado tuvieron constantes reuniones con el personal de SENAPRO, el personal de seguridad física de Petroamazonas y la Gobernación lo que considera ha incidido para que los pagos se efectúen. Afirma que este retraso les afecta para la compra de útiles escolares y uniformes en esta época del año.
“¿Dónde hablamos del buen vivir? Nos tienen sin pagarnos, sin alimentación, no tenemos para pagar nuestros servicios básicos” reclamó una marchante frente a las rejas de Petroamazonas, del otro lado los recibió el señor Rafael Romero representante de relaciones comunitarias que escuchó las peticiones de los presentes. En el oficio entregado a Petroamazonas los guardias piden que las autoridades se sensibilicen con el personal pues por falta de pago no pueden suplir las necesidades de sus hogares. Solicitan además que se les informe quienes están registrados en el IESS, que se garantice sus plazas de trabajo y no existan represalias con quienes asistieron a la marcha a exigir sus derechos.
La marcha fue pacífica partiendo del parque central Shushufindi hicieron su recorrido por la Av. Napo, pasaron por la Unidad Nacional con banda de música incluida y con sus respectivas familias, pues el retraso de los sueldos afecta los derechos humanos de cada miembro de la familia de los guardias que no reciben puntualmente sus pagos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.