¿Cuáles son los retos que traerá el 2018 para Ecuador en materia de derechos humanos?

Cuando se aproxima el fin de año siempre conviene sentarse un momento a reflexionar sobre lo que hemos logrado, lo que quedó pendiente y lo que queremos lograr en el nuevo año. En cuestión de derechos humanos, es decir, de nuestros derechos debe ser igual; por eso este editorial es una oportunidad para señalar con brevedad los temas a los que debemos seguir prestando atención durante 2018.

Para empezar, debemos seguir vigilantes de la situación en las escuelas y colegios, pues aún es evidente la falta de políticas públicas para el ingreso de docentes, sanción, control y prevención de abusos sexuales.

El tópico de la erradicación de la violencia contra la mujer debe ocupar también nuestras agendas, pues el panorama no mejora y seguimos siendo testigos regulares de femicidios y abusos sexuales, en especial contra niñas y adolescentes, baste recordar a las más de 3600 niñas ecuatorianas de menos de 15 años que fueron violadas y además tuvieron que ser madres a la fuerza, pues de optar por un aborto hubiesen enfrentado la real posibilidad de ir a la cárcel.

Otro tema pendiente es la situación de nuestros hermanos y hermanas migrantes, en especial de nacionalidad venezolana, pues la situación de su país natal está todavía muy lejos de mejorar, y tenemos que seguir tratando a todas las personas con la misma dignidad que nos gustaría que nos traten.

No podemos olvidar a las personas privadas de la libertad, con condena y en prisión preventiva, quienes se encuentran viviendo actualmente en un hacinamiento que según las últimas cifras ya alcanza el 42%, lo cual nos recuerda que la conflictividad social no se soluciona al construir más cárceles.

Un tema que tal vez nunca deje de preocuparnos, pero por el que nos gustaría dejarnos de preocupar algún día, es el de los intolerables índices de corrupción, en especial en el manejo y desviación de los recursos públicos, y que pone en riesgo no solo la estabilidad financiera de las arcas públicas, sino nuestros derechos y el de futuras generaciones a las que estamos endeudando sin ser conscientes de ello.

Por último, vale la pena mencionar los problemas de agua, tierra, alimentación y efectos nocivos de la minería. Es importante seguir trabajando por la protección de la forma de vida de campesinos y de grupos indígenas y en consecuencia de sus derechos. Como podemos ver en este listado, en el que seguramente nos faltan muchos temas por incluir, se retratan grandes retos que debemos enfrentaren el año que ya pronto nos llega, y la mejor forma de hacerlo, es juntos, como comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.