Derrame de petroleo en el territorio ancestral Huaorani

Por: Diocles Zambrano, Oficina de Derechos Humanos de Orellana

El 10 de julio de 2018, representantes del pueblo huaorani denunciaron, mediante un comunicado, el derrame petrolero que afecta a las comunidades ancestrales de Gabaro, Yoweweno, Yarentaro y Dicaro, ubicadas en el cantón Aguarico, al sureste en la provincia de Orellana.

La denuncia indica que se tratan de dos derrames petroleros originados en las estaciones: Iro A Km 117 e Iro Guinta, que se encuentran en el bloque 16 operado por Repsol.

La compañía Repsol no comunicó ninguno de los derrames a las comunidades. Los habitantes de las zonas afectadas se enteraron de los hechos gracias a que uno de los moradores cuando iba de camino a casa se percató de lo ocurrido.

Los derrames se produjeron el 4 de julio a causa de una falla en una válvula de la estación petrolera contaminando el Río Mono Chorongo que desemboca Río Gabaro y que a su vez, cruza por varias comunidades huaoranis.

Según Jorge Yeti, dirigente huaorani de la zona afectada, 1.500 barriles de crudo corresponde a la estación Iro A y 500 barriles a la estación Iro Guinta, han contaminado el agua y han comprometido la vida humana, animal y vegetal de la zona.

Por su parte, Repsol indica que 14 barriles de petróleo han sido derramados en Iro A calificándolo de un incidente menor; mientras que en Iro Guinta aceptan que se han derramado 300 barriles. Sin embargo, indican que en ambos casos han sido recuperados por personal cualificado.

Finalmente, en el comunicado, las comunidades afectadas exigen la remediación integral de la zona afectada para que la población pueda tener acceso a fuentes de agua seguras, al Gobierno Ecuatoriano realice un inventario de los impactos ambientales, culturales y sociales para la inmediata reparación, a la fiscalía lleve adelante una investigación integral por delitos ambientales y sancione a los responsables, a Repsol que mediante nota pública explique los hechos y los procesos que llevará a cabo para la remediación y no repetición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.