EDITORIAL

¿Quién defiende a las defensoras de derechos?

Desde hace algunos meses han tomado fuerza en redes sociales los movimientos #MeToo y #YoTeCreo, se trata de iniciativas que surgieron de forma relativamente espontánea luego de que muchas mujeres, en especial actrices de Hollywood, contaran cómo fueron acosadas sexualmente. Esto sirvió para que más mujeres de todo el mundo tomaran fuerza y empezaran a contar sus historias en curso o experiencias pasadas.

Con ocasión de varias denuncias en redes se ha puesto de manifiesto que el acoso sexual (y de otra índole) no es un mal exclusivo que aqueja a las mujeres en la farándula y en la vida diaria, sino que agobia a un grupo de mujeres insospechado: ¡a las defensoras de derechos humanos!

La persecución a defensoras y defensores de derechos humanos por parte de gobiernos y grupos poderosos no es nada nuevo, de hecho, la ONU aprobó en 1998 la Declaración de los defensores de los derechos humanos para poner algo de remedio a la situación, sin embargo, lo que no es muy conocido es que dentro del propio mundo de la defensa de los derechos humanos las mujeres sean acosadas por sus compañeros de lucha.

Ya rondan por internet varios testimonios de defensoras acosadas, y por petición expresa de una defensora afectada se transcriben a continuación sus palabras: “yo sufrí acoso en un seminario, por parte de uno de los miembros del subcomité de prevención de la tortura, en [lugar]… te sientes súper impotente. Y un compañero se dio cuenta y me sacó de ahí, porque el man solo me iba acorralando. Nadie nos defiende, y la particularidad es por ser mujeres, abusan y si no es acoso sexual, es acoso laboral. Tengo una amiga en [agencia de ONU] que sufre acoso laboral de su jefe. … Si quieres, puedes usar mis testimonios, antes tenía miedo y vergüenza, ahora ya no”.

Para averiguar de forma preliminar la complejidad del problema se lanzó la siguiente pregunta en twitter “Encuesta para mujeres ¿Ha sido acosada por alguien que trabaja en el mundo de la defensa los derechos humanos?”. Sí 40% No 42% No estoy segura 18% 162 personas contestaron, lo que equivale a que 64 personas han sentido algún tipo de acoso por parte de alguien que trabaja en la defensa de los derechos humanos y 29 no están seguras si lo han sufrido o no.

Las cifras demuestran que el mundo de la defensa de los derechos reproduce los problemas de las mujeres en el diario vivir, por lo cual y ante lo inaceptable de esta situación, es necesario y urgente que las entidades de derechos humanos, las ONG y otras instituciones, públicas y privadas, que defiendan derechos humanos desarrollen mecanismos para abordar, prevenir y sancionar este tipo de conductas.

 

¹Se omiten algunos detalles para proteger la privacidad de la defensora de derechos que gentilmente compartió y autorizó usar sus testimonios.

²El sondeo se hizo circular por twitter con el mecanismo bola de nieve entre mujeres, en lo posible defensoras de derechos humanas de países como Ecuador, Colombia y México y de allí circuló por varios países de Latinoamérica.