EDITORIAL

Algunas cosas que aclarar sobre el “matrimonio igualitario”

En este espacio editorial responderemos de manera sencilla y directa a varias dudas que se suelen ver en redes sociales respecto a la posible puesta en marcha del “matrimonio igualitario” en el Ecuador.

1. ¿No se supone que el matrimonio solamente puede darse entre hombre y mujer?

Pues en realidad no es así, actualmente una gran cantidad de legislaciones en el mundo permiten que el matrimonio ocurra entre parejas del mismo sexo. De hecho, el matrimonio es una institución muy antigua que no distinguía entre el sexo de quienes lo contraían, el matrimonio no es una creación de las religiones.

2. ¿Yo leí en la Biblia que el matrimonio es solo entre hombre y mujer?

Debemos de recordar que el estado ecuatoriano es un Estado laico, bajo esta visión la institución del matrimonio es entendida como un contrato legal al que pueden acceder todas las personas mayores de edad, esto en lugar de entenderlo únicamente como un sacramento cristiano.

3. ¿Pero si dos hombres se casan y dos mujeres se casan se estaría atentando contra la familia tradicional?

En el Ecuador existen múltiples tipos de familia, no solamente la conformada por madre, padre e hijos, y la Constitución protege a todos esos tipos de familia.

Se suele decir también que el matrimonio entre parejas del mismo sexo implicaría incluso el fin de la especie humana, eso es ridículo, existen parejas que no quieren o pueden tener hijos, y no por ello han dejado de ser un matrimonio o familia.

4. ¿Para qué los homosexuales quieren el matrimonio si ya tienen la unión de hecho?

Las dos instituciones jurídicas son diferentes, digámoslo así, la unión de hecho ofrece el mínimo básico de garantías para las parejas que desean convivir y plantearse un proyecto de vida juntos, mientras que el matrimonio ofrece el máximo de garantías para dichas parejas.

Por ejemplo, la unión de hecho puede ser terminada unilateralmente y sin ninguna razón por uno de los cónyuges, no así el matrimonio; la unión de hecho ofrece menos beneficios y tiene más limitaciones, por ejemplo, para acceder a la pensión de viudez se requiere al menos dos años de unión reconocida, no así con el matrimonio. Incluso la unión de hecho es un trámite más costoso que el matrimonio (sumando notaría y Registro Civil).

5. ¿Por qué los homosexuales quieren tener los mismos derechos que los demás?

Simple, son personas al igual que usted y yo, que sienten, aman, que piensan y planifican un proyecto de vida, muchas veces en pareja, y que en un mundo digno y justo deberían contar con todos los derechos humanos sin discriminación alguna.